miércoles, 17 de junio de 2015

Sanación por armónicos

Hoy va sobre los


El texto que acompaña el panfleto dice así:

¡Taller de aportación voluntaria!
El canto armónico consiste en la posibilidad de cantar simultáneamente dos o más notas musicales con nuestra voz. Estos sonidos puros suenan como flautas por encima de la voz del cantor. Es una técnica muy poderosa que se ha utilizado en muchos lugares del planeta, desde tiempos remotos, con fines sagrados, lúdicos y para la sanación. En Terapia de Sonido está considerado como el sonido con mayor poder terapéutico.
Mediante el empleo regular de estos sonidos, podemos empezar a vibrar de manera más rápida, a un nivel celular o molecular. Esto recibe el nombre de “subir la frecuencia”. Un índice de vibración más elevado crea mayores espacios entre las células, lo que las hace menos densas, evitando que las energías negativas se nos adhieran fácilmente.
Este curso está orientado a conocer las posibilidades que tiene nuestro cuerpo de emitir sonido, experimentar los beneficios que tiene el canto de armónicos en nosotros mismos y adquirir los conocimientos prácticos y teóricos para desarrollar mayor sonoridad. También nuestra voz así como nuestra capacidad pulmonar van a beneficiarse de este aprendizaje.
En este curso se estimularán: la sensibilización de nuestro oído para percibir mejor la gama de armónicos; la consciencia de las cavidades bucal, nasal, faringe y pulmonar para la resonancia de nuestro cuerpo y la mejor emisión de sonidos armónicos.
TEMARIO:
- Beneficios del canto de armónicos
- Prácticas para desarrollar la sonoridad con el tiempo
- Técnicas básicas para la emisión de armónicos vocales
- Resonancia de los chakras con la voz
- Vocales y Consonantes que potencian los armónicos
- Canto grupal
- Improvisación y escucha activa con instrumentos
Para realizar este taller no es necesario tener conocimientos previos
IMPARTIDO POR: ################: Terapeuta de sonido. Especializado en Cuencos Cantores, cirugía astral y canto de armónicos.
FECHA: Domingo 10 de noviembre de 16:00 a 19:00
PRECIO: APORTACIÓN VOLUNTARIA
LUGAR: #################################
RECOMENDACIONES: Traer ropa cómoda y bloc de notas.
MÁS INFORMACIÓN: Tel.: #########

No voy a entrar a la parte de la resonancia de chakras, la cirugía astral, el sinsentido de «un índice de vibración más elevado crea mayores espacios entre las células, lo que las hace menos densas, evitando que las energías negativas se nos adhieran fácilmente» ni a plantear cuestiones como «si uno se pudiera sanar con el sonido, ¿por qué José Carreras tuvo cáncer? ¿Desafinó algún día?». Dejo para otro día los primeros temas y para el lector la reflexión de cuán voluble sería nuestra salud física si las vibraciones sonoras externas de frecuencias audibles influyeran (más allá de lo psicológico).

La cuestión que vengo a traer hoy a la palestra es un peligro (en realidad, dos) que la gente desconoce o minimiza y del que es fácil aprovecharse para manipular a la gente para que haga cosas que en realidad no quiere (como, por ejemplo, incrementar la aportación voluntaria o apuntarse a otros talleres).

Supongo que tengo que empezar diciendo que llevo tocando la trompeta desde los seis años. Dado que tengo treinta y tres, son veintisiete años aprendiendo a respirar y emitir el aire adecuadamente, a vibrar el labio para producir sonidos con más armónicos (qué bonito suena lo de armónicos, sólo es la multiplicación de la frecuencia fundamental de una onda: vibrar el doble de veces, el triple, etc.) y conseguir mayores resonancias en la trompeta (que también suena precioso lo de resonancias, y es conseguir emitir la frecuencia a la que otro objeto vibra, haciéndolo vibrar por simpatía).

Como decía, incluso dando por válido el sinsentido de que sea curativo (presiones de aire sanando el cuerpo... si fueran ultrasonidos irían bien para romper piedras del riñón, sí), hay que ir con MUCHO cuidado a la hora de respirar profundamente y consecutivamente, y al emitir notas de larga duración.

Hay dos motivos fundamentales para ello:

1) La hiperventilación: Si no estás acostumbrado a cantar o tocar algún instrumento de viento y te fuerzas (o te fuerzan) a inspirar grandes cantidades de aire en periodos cortos y expirarlas en periodos largos, vas a empezar a notar un ligero mareo, una ligera sensación de euforia (similar a la del "puntito" cuando se va borracho) por la cantidad de oxígeno inusual que está saturando tu sangre y desplazando la carga normal de CO2. Esto, que puede sonar muy a la moda "detoxicante", genera realmente un mayor grado de alcalinidad en la sangre (la vuelve más ácida), lo cual a su vez puede provocar si se continua con la práctica hormigueos, sensación de frío/calor, calambres, "flojera", palpitaciones y que la visión se vuelva un tanto neblinosa, aparte del mareo mencionado.

2) Las notas sostenidas (y en general toda acción que sea repetitiva, mecánica y que excite algún sentido) pueden inducir un estado de trance, en el que rebajamos nuestras "defensas conscientes" y nos volvemos más irracionales.

Si sumamos estos dos factores, nos encontramos con que este tipo de ejercicios pueden dejarnos en un estado bastante alto de indefensión ante cualquier tipo de manipulación mental (peticiones coercitivas o simples sugestiones que hacen que parezca que cierta acción o pensamiento surge de nosotros y no ha sido impuesta). No es sólo por casualidad un mecanismo bastante típico de captación en sectas (para saber más al respecto, lean "Las sectas entre nosotros" de Margaret Thaler Singer).

En cualquier caso, un consejo: a poco que te sientas en un estado similar al descrito anteriormente (y el primero será seguro el ligero mareo), PARA. Lo estás haciendo mal, estás forzando la maquinaria hacia un estado de exceso de oxigenación en sangre. Y si alguien te dice que no, que eso es justo que lo estás haciendo bien, lárgate de ahí porque o es un ignorante o te está intentando timar y en cualquiera de los casos encima está jugando con tu salud.

Mucho ojo.

Para más referencias, http://www.fundacionconciencia.com/fundacin-conciencia-tenga-cuidado-con-la-hiperventilacin/

No hay comentarios:

Publicar un comentario