martes, 27 de febrero de 2018

¿Tenemos derecho a la autodeterminación terapéutica?

Esta es una respuesta al artículo que José María Lancho, abogado en derecho tecnológico, ha publicado recientemente en este artículo del Huffington Post y que, vistas las energías que me va a llevar explicar punto por punto la situación real a alguien que no está versado en el ámbito de las pseudoterapias, aprovecharé para dejar plasmado como contenido en el blog.

En lugar de ir proponiendo sus argumentos y contraargumentando voy a probar una solución más ágil, dada la longitud de su entrada original. Voy a escribir el artículo que me hubiera gustado leer por parte de un abogado. Y va a ser igualmente muy larga.

Hay principios fundamentales que definen nuestro sistema de reglas, pero que luego resultan muy complicados de ser definidos desde éste. El más relevante en esta paradoja es la libertad. Nunca conquistada de una vez, la libertad, el derecho fundamental por excelencia, reside fragmentada en nuestro derecho en distintas parcelas: libertad de comunicación, libertad de ubicación espacial, de privacidad personal, de acceso a la información, de movimiento, de decisión de conducta, ...

¿También hay... una libertad de opción terapéutica? Me refiero a ese espacio de derecho que tiene un ciudadano para decidir, debidamente informado, sobre el acceso o sometimiento a una determinada terapia o terapeuta, incluido su derecho a rechazarlas.

Por ello, es imprescindible recordar que, en el terreno de la libertad, la integridad de una decisión está supeditada a la calidad de la información en la que se basa; si no hay información veraz, en lugar de una decisión libre lo que obtendremos será la mera ilusión de una elección.

A nivel social (y así está plasmado también a nivel normativo) no se entiende la libertad sin una información veraz de base. Es por ello por lo que a menudo encontramos que, en las profesiones de cuyo resultado se deriva la capacidad de decisión de la población sobre un asunto, se protege especialmente dicha información veraz (por ejemplo, en el código deontológico del periodismo), dado que la propagación de desinformación atentará contra la necesaria libertad de elección del individuo.
Es por esto que, en España, se protege especialmente la información veraz en la salud. La información veraz en este terreno resulta tan fundamental que incluso viene expresamente reconocida en dos artículos de la Constitución Española, en concreto el 43 y el 51:
  • Artículo 43. Se reconoce el derecho a la protección de la salud. Compete a los poderes públicos organizar y tutelar la salud pública a través de medidas preventivas y de las prestaciones y servicios necesarios. La ley establecerá los derechos y deberes de todos al respecto.
  • Artículo 51. Los poderes públicos garantizarán la defensa de los consumidores y usuarios, protegiendo, mediante procedimientos eficaces, la seguridad, la salud y los legítimos intereses económicos de los mismos.
Además, es abundante la legislación que busca proteger a la sociedad de propuestas supuestamente terapéuticas, como es el ejemplo del Real Decreto 1907/1996, de 2 de agosto, sobre publicidad y promoción comercial de productos, actividades o servicios con pretendida finalidad sanitaria:
Queda prohibida cualquier clase de publicidad o promoción directa o indirecta, masiva o individualizada, de productos, materiales, sustancias, energías o métodos con pretendida finalidad sanitaria en los siguientes casos:
  1. Que se destinen a la prevención, tratamiento o curación de enfermedades transmisibles, cáncer y otras enfermedades tumorales, insomnio, diabetes y otras enfermedades del metabolismo. 
  2. Que sugieran propiedades específicas adelgazantes o contra la obesidad.
  3. Que pretendan una utilidad terapéutica para una o más enfermedades, sin ajustarse a los requisitos y exigencias previstos en la Ley del Medicamento y disposiciones que la desarrollan.
  4. Que proporcionen seguridades de alivio o curación cierta.
  5. Que utilicen como respaldo cualquier clase de autorizaciones, homologaciones o controles de autoridades sanitarias de cualquier país.
  6. Que hagan referencia a su uso en centros sanitarios o a su distribución a través de oficinas de farmacia.
  7. Que pretendan aportar testimonios de profesionales sanitarios, de personas famosas o conocidas por el público o de pacientes reales o supuestos, como medio de inducción al consumo.
  8. Que pretendan sustituir el régimen de alimentación o nutrición comunes, especialmente en los casos de maternidad, lactancia, infancia o tercera edad.
  9. Que atribuyan a determinadas formas, presentaciones o marcas de productos alimenticios de consumo ordinario, concretas y específicas propiedades preventivas, terapéuticas o curativas.
  10. Que atribuyan a los productos alimenticios, destinados a regímenes dietéticos o especiales, propiedades preventivas, curativas u otras distintas de las reconocidas a tales productos conforme a su normativa especial.
  11. Que atribuyan a los productos cosméticos propiedades distintas de las reconocidas a tales productos conforme a su normativa especial.
  12. Que sugieran o indiquen que su uso o consumo potencian el rendimiento físico, psíquico, deportivo o sexual.
  13. Que utilicen el término «natural» como característica vinculada a pretendidos efectos preventivos o terapéuticos.
  14. Que atribuyan carácter superfluo o pretenda sustituir la utilidad de los medicamentos o productos sanitarios legalmente reconocidos.
  15. Que atribuyan carácter superfluo o pretendan sustituir la consulta o la intervención de los profesionales sanitarios.
  16. Y, en general, que atribuyan efectos preventivos o terapéuticos específicos que no estén respaldados por suficientes pruebas técnicas o científicas acreditadas y expresamente reconocidas por la Administración sanitaria del Estado.

También se busca proteger la información veraz en la salud definiendo quién puede informar públicamente sobre cuestiones relativas a la salud y promocionar tratamientos, terapias o productos relacionados con ella. En concreto, los únicos legitimados para hacerlo son los profesionales sanitarios, las autoridades sanitarias y los científicos y expertos colaboradores, a los que, por cierto, las autoridades les exigen el mayor grado de veracidad y transparencia posibles de cada vez que emiten información.

Así se desprende de toda la legislación sanitaria española, que no deja lugar a la más mínima duda ni confusión. En particular hay que citar la Ley 44/2003, de 21 de noviembre, de ordenación de las profesiones sanitarias, la Ley 14/1996, de 25 de abril, General de Sanidad, y la Ley 33/2011, de 4 de octubre, General de Salud Pública.

Por tanto, cualquier información referente a la salud por parte de personas no legitimadas solo es admisible: a) en contextos privados o b) en contextos públicos, siempre que lo expresado se reduzca a meras opiniones personales y no suponga, de ninguna forma, un acto informativo o de promoción claramente intencional.

Pero hay muchas más barreras de protección (al menos, si se hicieran cumplir, que más adelante hablaremos de ello). Para evitar que haya charlatanes que tomen la salud ajena en sus manos contamos, por ejemplo, con el Artículo 403 del Código Penal:
1. El que ejerciere actos propios de una profesión sin poseer el correspondiente título académico expedido o reconocido en España de acuerdo con la legislación vigente, incurrirá en la pena de multa de doce a veinticuatro meses. Si la actividad profesional desarrollada exigiere un título oficial que acredite la capacitación necesaria y habilite legalmente para su ejercicio, y no se estuviere en posesión de dicho título, se impondrá la pena de multa de seis a doce meses.
2. Se impondrá una pena de prisión de seis meses a dos años si concurriese alguna de las siguientes circunstancias:
a. Si el culpable, además, se atribuyese públicamente la cualidad de profesional amparada por el título referido.
b. Si el culpable ejerciere los actos a los que se refiere el apartado anterior en un local o establecimiento abierto al público en el que se anunciare la prestación de servicios propios de aquella profesión.
O también, para evitar que un payés con sombrero cualquiera te venda un paquete de Kalanchoe etiquetado como tratamiento para el cáncer, la Ley estatal 29/2006 de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios declara que :
Las plantas y sus mezclas, así como los preparados obtenidos de plantas en forma de extractos, liofilizados, destilados, tinturas, cocimientos o cualquier otra preparación galénica que se presente con utilidad terapéutica, diagnóstica o preventiva seguirán el régimen de las fórmulas magistrales, preparados oficinales o medicamentos industriales, según proceda y con las especificidades que reglamentariamente se establezcan.
  • Apartado 3: la venta libre de plantas tradicionalmente consideradas como medicinales está permitida siempre y cuando ”se ofrezcan sin referencia a propiedades terapéuticas, diagnósticas o preventivas”, prohibiendo también su venta ambulante.
O para proteger a los que promueven productos como lejías de uso industrial para el blanqueo o depuración de las aguas (como el producto del que se deriva el MMS) y otras propuestas por el estilo, contamos con los siguientes artículos del Código Penal:
Artículo 362.
1. Será castigado con una pena de prisión de seis meses a cuatro años, multa de seis a dieciocho meses e inhabilitación especial para profesión u oficio de uno a tres años, el que elabore o produzca,
a) un medicamento, incluidos los de uso humano y veterinario, así como los medicamentos en investigación; o una sustancia activa o un excipiente de dicho medicamento;
b) un producto sanitario, así como los accesorios, elementos o materiales que sean esenciales para su integridad;
de modo que se presente engañosamente: su identidad, incluidos, en su caso, el envase y etiquetado, la fecha de caducidad, el nombre o composición de cualquiera de sus componentes, o, en su caso, la dosificación de los mismos; su origen, incluidos el fabricante, el país de fabricación, el país de origen y el titular de la autorización de comercialización o de los documentos de conformidad; datos relativos al cumplimiento de requisitos o exigencias legales, licencias, documentos de conformidad o autorizaciones; o su historial, incluidos los registros y documentos relativos a los canales de distribución empleados, siempre que estuvieran destinados al consumo público o al uso por terceras personas, y generen un riesgo para la vida o la salud de las personas.
2. Las mismas penas se impondrán a quien altere, al fabricarlo o elaborarlo o en un momento posterior, la cantidad, la dosis, la caducidad o la composición genuina, según lo autorizado o declarado, de cualquiera de los medicamentos, sustancias, excipientes, productos sanitarios, accesorios, elementos o materiales mencionados en el apartado anterior, de un modo que reduzca su seguridad, eficacia o calidad, generando un riesgo para la vida o la salud de las personas.
Artículo 362 bis.
Será castigado con una pena de prisión de seis meses a cuatro años, multa de seis a dieciocho meses e inhabilitación especial para profesión u oficio de uno a tres años, el que, con conocimiento de su falsificación o alteración, importe, exporte, anuncie o haga publicidad, ofrezca, exhiba, venda, facilite, expenda, despache, envase, suministre, incluyendo la intermediación, trafique, distribuya o ponga en el mercado, cualquiera de los medicamentos, sustancias activas, excipientes, productos sanitarios, accesorios, elementos o materiales a que se refiere el artículo anterior, y con ello genere un riesgo para la vida o la salud de las personas.
Las mismas penas se impondrán a quien los adquiera o tenga en depósito con la finalidad de destinarlos al consumo público, al uso por terceras personas o a cualquier otro uso que pueda afectar a la salud pública.
Artículo 362 ter.
El que elabore cualquier documento falso o de contenido mendaz referido a cualquiera de los medicamentos, sustancias activas, excipientes, productos sanitarios, accesorios, elementos o materiales a que se refiere el apartado 1 del artículo 362, incluidos su envase, etiquetado y modo de empleo, para cometer o facilitar la comisión de uno de los delitos del artículo 362, será castigado con la pena de seis meses a dos años de prisión, multa de seis a doce meses e inhabilitación especial para profesión u oficio de seis meses a dos años.
Incluso fuera de la legislación tenemos una normativa a nivel de Colegios que busca proteger al paciente de las "ideas" que pueda tener un profesional sanitario, buscando la aplicación de las propuestas con las mayores garantías posibles. En el caso de la profesión médica, esto lo vemos en el Artículo 26  del Código de Deontología Médica:
1.‐ El médico debe emplear preferentemente procedimientos y prescribir fármacos cuya eficacia se haya demostrado científicamente.
2.‐ No son éticas las prácticas inspiradas en el charlatanismo, las carentes de base científica y que prometen a los enfermos la curación, los procedimientos ilusorios o insuficientemente probados que se proponen como eficaces, la simulación de tratamientos médicos o intervenciones quirúrgicas y el uso de productos de composición no conocida.
En resumen, que la opción última por una terapia o un terapeuta o incluso por su rechazo debe ser expresa y personal, esto es, provenir de quien es el titular mismo del derecho a la salud y a la vida y que sufrirá las consecuencias de esa decisión; la opción tiene que ser con conocimiento, el usuario tiene que ser informado plena, comprensible y claramente, sin distorsión o insuficiencia de datos, la opción tiene que ser espontánea, libre, y no ser fruto de la fuerza o la determinación, incluso indirecta, de terceros.

En España, ese espacio de autodeterminación personal está intentando ser especialmente protegido mediante la persecución generalizada de propuestas que se ofertan como terapéuticas sin serlo, algo que nos diferencia del resto de las democracias Occidentales: desde Finlandia, Dinamarca, Suiza, Alemania, Portugal, Francia o Estados Unidos (aunque todos ellos están, en mayor o menor medida, luchando contra estos desmanes y relegando varias de estas propuestas de sus sistemas sanitarios; Fernando Frías explica esto muy bien en este hilo). ¿Por fin un área en el que España pueda ser la democracia más avanzada de Occidente?

Este derecho aparentemente invulnerable en realidad es como todos, especialmente frágil frente a una realidad retórica adversa. En nuestro país no hay día sin capítulo que ponga de manifiesto la magnitud y difusión de las denominadas "pseudoterapias", que son (como su composición etimológica hace sugerir) las falsas terapias, aquellas propuestas que, pese a ofertarse como terapéuticas, no han demostrado serlo, o incluso han demostrado no serlo. Propuestas que, a menudo, en el resto de Europa, incluida esa a la que nos gustaría converger más rápido, se engloban bajo el escaparate de las "fake news" o noticias falsas, y contra las que se están iniciando campañas para intentarlas paliar.

Y tienen trabajo, desde varios frentes. Internamente, porque las presiones por parte de países como Francia o Alemania (los impulsores y principales industrias de falsas terapias) consiguieron, pese al sentido común y a los fundamentos científicos, imponer por ejemplo que se trataran como medicamentos productos que no son más que caramelos salpicados con hidroalcohol, cuando no fitoterapia o venenos camuflados bajo este término. El presidente de la AEMPS en su día lo expresaba claramente en esta aclaratoria entrevista:
P. Sobre lo empírico, ¿qué diferencias hay entre el Bio Bac y la homeopatía?
R. Muchas diferencias, claro está. Pero ambas tienen en común que son terapéuticas científicamente no validadas. La homeopatía se basa en la dilución a grandes concentraciones de los medicamentos, y el Bio Bac es un producto de difícil conocimiento, porque el problema es que el medicamento no tiene consistencia lote a lote. La homeopatía es un medicamento que está en un estatus epistemológico curioso, porque no se le exige prueba científica de eficacia, mientras que el Bio Bac está en un estado previo, que reputamos de clandestino. Nosotros establecemos un criterio de máximo rigor para todos los medicamentos. La eficacia de los medicamentos la medimos por una herramienta científica que es el ensayo clínico. Eso se lo pedimos a todos los medicamentos, excepto a los medicamentos homeopáticos.
P. ¿Y por qué esa excepción?
R. Porque entra dentro de lo que llamamos medicina tradicional. Donde no sólo está la homeopatía. Ahora, en Europa se está a punto de aprobar una directiva para crear la categoría de medicamentos compuestos a base de plantas medicinales, a los que también se les va a excusar que prueben su eficacia mediante ensayos clínicos. Bien: esta decisión europea es el resultado de un movimiento muy amplio, y para mí, debo decirle..., muy sorprendente.
P. Sorprendente, en efecto. Me recuerda la página de astrología, a la que tampoco se exige la prueba empírica que se exige al resto del periódico.
R. Nos mueve el pragmatismo, y en toda Europa. Vamos a ver... Si nosotros cerráramos el registro de medicamentos y no admitiéramos las categorías de medicamentos homeopáticos y de medicamentos a base de plantas tradicionales (que no se costean por el sistema público de salud) lo que haríamos es cerrar la puerta legal a este tipo de medicamentos. Los colocaríamos en una zona perfectamente ilegal. Y lo que pretendemos es establecer con nitidez el perímetro del medicamento que, al menos, tiene calidad y seguridad. Fuera de ese perímetro aún nos quedan algunos productos, véase el Bio Bac, contra los cuales actuamos con mucha firmeza. Durante 2002 hemos retirado más de 300 medicamentos clandestinos
P. Medicamento quiere decir algo que cura.
R. En efecto. ¿Y...?
P. Y desde este sentido terapéutico no acabo de entender cómo a algunos medicamentos se les exige un tipo de prueba que no pasan los otros.
R. ... Mire, todos tenemos una contradicción interna. Como persona con actitud científica que ha dedicado toda su vida al estudio de los ensayos clínicos, a mí, intelectualmente, me resulta repugnante admitir un medicamento como tal sin haber mostrado su eficacia a través de ensayos clínicos. Éste es para mí el único estatuto posible del medicamento. Y en mi foro de actuación privado o docente lo planteo de una forma absolutamente clara. Otra cosa es que como funcionario yo me deba a unas leyes y tenga que aplicarlas.
P. Esto quiere decir que la política ha de asumir algunos costes irracionales.
R. La sociedad está llena de casos similares. Qué sentido tiene que se den fondos públicos para determinadas agriculturas cuyos productos resultan más caros que una importación desde el Tercer Mundo. Eso es también una contradicción absoluta. La directiva europea que regula estos medicamentos ha tenido muy en cuenta que la medicina tradicional es un sector económico que opera en Europa desde hace mucho tiempo.
P. O sea, algo así como la subvención de las actividades homeopáticas.
R. Ehh..., mire, ya le he dicho, admito la contradicción. Le contaré una anécdota. Cuando estábamos discutiendo en Bruselas la nueva directiva, nosotros mismos nos dábamos cuenta de que estábamos haciendo algo en contra de nuestros principios. Los representantes de los países nórdicos, que son los más puristas, se plantaron y dijeron que ellos no podían aceptar una directiva que aceptaba atribuir la condición de medicamentos a productos cuya eficacia clínica no está demostrada científicamente. Por contra, los países que tienen una industria próspera en este terreno los defendían fervientemente. ¿Cuál es la conclusión? Que privan las razones económicas. Aunque, como todos tenemos nuestra alma, acordamos que estos medicamentos llevarán una leyenda que diga: "La eficacia de este medicamento no se ha demostrado mediante metodos científicos". Me parece que con la fórmula no se engaña a nadie. Lo que ocurre con los medicamentos no es, al fin y al cabo, más que el reflejo de lo que ocurre en otras parcelas de la realidad.
P. El ejemplo de la agricultura es muy distinto. Se subvenciona la agricultura por razones de cohesión social, admitiendo su coste. Pero con la homeopatía o la llamada medicina tradicional ese tipo de discurso no aflora. El discurso que aflora es que la ciencia debe renovar sus métodos
R. Está claro. Ésa es la retórica. Yo también practico la retórica políticamente correcta como única forma de supervivencia. Para un científico es especialmente insoportable. No le contaré mi vida, que es muy triste... Pero yo he sufrido el choque entre aquel nirvana de ciencia donde estudié y la realidad de la industria farmacéutica. El choque me causó grandes problemas. Fui vehemente, fui inoportuno y fui debidamente castigado. Ahora me he vuelto más temperado. Mi desmoralización no es completa porque si yo he cambiado también lo ha hecho la industria farmacéutica. Hace 18 años, en España, no se exigían ensayos clínicos, para aprobar un medicamento, más que de un modo vagamente nominal. Esto ha cambiado radicalmente: a veces me ilusiono con la posibilidad de que mi vehemencia de entonces haya haya servido para algo.
P. Usted decía antes que la Agencia que dirige, como en general la Administración, tiene menos crédito que...
R. Tienen menos crédito que cualquiera. Sí, que un charlatán, que el máximo defensor del Bio Bac, por ejemplo... Un hombre, por cierto, que cree en extraterrestres y niega la existencia del virus del sida... ¡El crédito: ése es el problema!
P. Pero usted mismo admite que la agencia también tiene flancos abiertos respecto a la racionalidad cuando establece dos aduanas diferentes para los medicamentos
R. Pero siempre hay categorías, claro. La racionalidad de los métodos de la Agencia no son comparables a los del charlatán, me permitirá usted.
P. Desde luego. Pero lo público tiene una obligación ejemplarizante que no tienen los charlatanes.
R. Ése es mi caballo de batalla. Y le seré sincero: no creo que la estemos ganando. Incluso visto desde el lado estrictamente privado. Yo vivo como una agresión intelectual el consumo en mi entorno de todo tipo de productos mágicos. A mí me resulta sorprendente. Y especialmente doloroso cuando la persona que lo hace tiene un estatus intelectual elevado. Para mí lo importante es tratar de entender cómo la magia tiene tantos adeptos en nuestra sociedad. ¡Cómo es posible tanta credulidad! Desde este punto de vista, con la historia del Bio Bac yo me siento derrotado. Hemos quedado como los malos de la película. Los que hemos defendido la razón y la salud hemos sido derrotados. A mí no me cabe la menor duda de que la instancia judicial acabará poniendo la razón en su sitio. Pero mientras tanto ahí está el juicio de la prensa, de la opinión pública, y, lo que es aún peor, el juicio de los que me rodean. No digo que la gente me vaya a reclamar... Pero estoy seguro que algún familiar mío me defiende porque es familiar, porque si lo dice el primer Fernando..., pero no termina de entender mi postura. Los organismos públicos no tienen crédito en España. Y luego hay la dificultad que tiene el público en general para percibir la verdad científica. Vivimos en un país donde el discurso que vende es el mágico, el esotérico, el discurso del personaje, del mito. El discurso agarrado a la ciencia tiene muy poco éxito. No es extraño que la venta en España de libros de ciencia sea muy baja.
Y un frente aún mayor, por parte de la OMS, donde en la línea de lo comentado anteriormente, se suman presiones por reconocer antiguos sistemas supuestamente terapéuticos (algunos lo eran ciertamente, y de hecho suponen la base de la actual medicina después de que se estudiaran sus fundamentos y se cribaran los que tenían realmente una base evidencial y los que no) como igualmente válidos a día de hoy, a pesar de que muchos estén ampliamente desfasados. No hay que dejar de recordar que, en el terreno de la salud, en el que propuestas de hace apenas dos o tres décadas pueden haber dejado de estar al día, algo "milenario" es algo que con toda seguridad ha sido totalmente superado por la medicina científica moderna.

El problema de la OMS, por redundar en él, es que además de tener cierta composición científica, también es una entidad política, y como tal a menudo responde a iniciativas que generan una suerte de esquizofrenia entre la realidad científica y las veleidades humanas. Es por ello que (como se observa en su estrategia sobre medicina tradicional 2014-2023), no se corta a la hora de comentar, ya en su nota de agradecimiento de la página 5, el generoso apoyo financiero del Gobierno de la República Popular China para la elaboración de un documento que poco menos es un publirreportaje de la Medicina Tradicional China, promoviendo propuestas a la vez que reconoce que gran parte de ellas no cuenta con evidencia (y de algunas, incluso dice que sí la tienen en contraste con la realidad científica al respecto). Quizá en algún momento sea necesario analizar detenidamente este documento, pero por ahora este artículo ya está quedando excesivamente largo.

Quizá algún abogado despistado desconozca que estas propuestas están reguladas en España. En un delicado equilibrio entre el "son un fraude sanitario pero si la gente quiere gastarse su dinero, vamos a intentar que al menos esté en manos de profesionales sanitarios capacitados", se establece la llamada "Unidad asistencial U.101" de "Terapias no convencionales", que irónicamente, reza que es una "unidad asistencial en la que un médico es responsable de realizar tratamientos de las enfermedades por medios de medicina naturista o con medicamentos homeopáticos o mediante técnicas de estimulación periférica con agujas u otros que demuestren su eficacia y su seguridad". Y digo irónicamente por varios motivos: el primero, que como hemos comentado, dichas propuestas no cuentan a menudo con ninguna eficacia demostrada (y sí problemas de seguridad) y, por otro, que por este motivo el médico responsable de su aplicación atentaría contra el ya mencionado artículo 26.2 de su deontología al aplicarlas. Para rizar el rizo, es otra de esas normativas que se están incumpliendo sistemáticamente, y no es inusual que con una búsqueda rápida en Google o un paseo por tu propio barrio encuentres rápidamente propuestas de aplicación de "terapias no convencionales" (insisto: el nombre está mal de origen y debería ser "propuestas supuestamente terapéuticas") que o no están inscritas bajo esa Unidad (lo cual es ilegal), o no están llevadas a cabo por un médico (lo cual es ilegal), o ambas.

Resumiendo un poco: hay mucha gente interesada en estas prácticas (tanto en ofertarlas como en recibirlas). No por ello son válidas (esto es lo que se llama una "falacia ad populum"). Lo mismo se aplica a los países que las toleran o difunden: tampoco eso las valida por ser más o menos países, o supuestamente más avanzados (eso, en el terreno médico, a menudo da la risa cuando preguntas a especialistas de sistemas sanitarios; estamos infravalorando constantemente uno de los mejores sistemas de salud de toda Europa). De hecho, algunos de esos países que entendemos como más avanzados, en realidad tienen graves problemas en el terreno sanitario, al punto que alguno de ellos ha llegado a tener que crear una entidad de prevención del sectarismo similar al (denostado por algunos) "Observatorio de la OMC contra pseudociencias, pseudoterapias, intrusismo y sectas sanitarias" como es el MIVILUDES francés (hoy de capa caída).

Quizá choque el ver tantas veces el atributo de "secta" en un artículo donde hablamos de pseudoterapias. Por poner un ejemplo aclaratorio, podemos poner por ejemplo una de esas "propuestas tradicionales" que países como Suiza han admitido en referéndum y que el documento de la OMS incorpora como "propuesta ampliamente utilizada de medicina complementaria". La denominada "medicina antroposófica". Esta pseudoterapia propuesta por Rudolf Steiner, creador del movimiento sectario llamado "Antroposofía" cuenta con diferentes ramificaciones, desde la "pedagogía Waldorf" hasta la "agricultura biodinámica".

Se pueden encontrar ingentes cantidades de artículos de varios países explicando estas derivas sectarias que tratan los orígenes oscurantistas de Steiner y las mencionadas ramificaciones:
https://es.aleteia.org/2017/05/29/que-es-la-pedagogia-waldorf-hay-que-desconfiar/
https://veritesteiner.wordpress.com/2016/07/12/la-miviludes-sexprime-sur-les-ecoles-steiner-waldorf/
https://veritesteiner.wordpress.com/2014/05/04/les-dangers-de-la-medecine-anthroposophique-par-roger-rawlings/
http://www.omnium-des-libertes.com/sante-et-derives-sectaires/
https://www.culteducation.com/group/1222-waldorf-schools.html
https://www.hemerosectas.org/antroposofia/
https://www.educasectas.org/antroposofia/
http://www.quackometer.net/blog/2012/07/the-insidious-pervasiveness-of-the-cult-of-rudolf-steiner.html
http://skepdic.com/steiner.html
http://skepdic.com/anthroposophicmedicine.html
http://www.waldorfcritics.org/articles/lombard_sharon_csr0202j.htm


En particular, tratando sus fundamentos pseudoterapéuticos existen extensas referencias en su entrada en la Wikipedia inglesa, destacando las siguientes:
https://www.theguardian.com/lifeandstyle/2012/apr/29/holistic-unit-tarnish-aberdeen-university-reputation
https://books.google.es/books?id=Gr4snwg7iaEC&pg=PA31&redir_esc=y#v=onepage&q&f=false
https://www.timeshighereducation.com/news/aberdeen-decides-against-alternative-medicine-chair/419909.article

Por ir abreviando todo este bloque: lo que algunos entienden como una campaña de desprestigio contra terapias que un usuario debería poder elegir, es en realidad una campaña de protección contra falsas propuestas terapéuticas para que un usuario pueda elegir entre opciones realmente terapéuticas, de forma que ese usuario, ese paciente, tiene derecho a acceder en condiciones de regulación y seguridad a su opción terapéutica libremente expresada.

No faltará quien lo vea como un paternalismo estatal en posible mancebía con cierta industria o intereses corporativistas, ignorando que, si hablamos de intereses corporativistas (que los hay), siempre mejor los de una industria que está obligada a demostrar eficacia y seguridad de sus productos y unos profesionales cuyas posibles negligencias podrán tener un cauce legal por el que pedirles responsabilidades, en lugar de una industria "de lo alternativo" a la que no se le exige ni supervisa prácticamente nada y que, en caso de un daño a un paciente (algo por desgracia no inusual), se van a encontrar con un juez que les llamará poco menos que idiotas, bajo la fórmula del "la justicia no ampara al incauto: usted es mayor de edad y ha decidido en libertad". Y volvemos al punto de que, si no se han tomado medidas para evitar que estos fraudes se presenten como propuestas válidas, jamás fue una decisión tomada en libertad. Fue un engaño.

Porque encima un enfermo es alguien a quien es fácil de engañar. Quizá algún abogado necio pueda pensar que, tras sus decisiones, se encuentra alguien dueño del control y posesión de su persona. Esto no solo está despeñado por la psicología, sino que (vamos a seguirle el juego) algunas democracias avanzadas como la francesa o la belga incluyen en sus legislaciones una especial protección ante la vulnerabilidad psicológica que el estar enfermos nos causa. Por ejemplo, a la hora de caer en manipulaciones sectarias:
Si no está definida la noción de las derivas sectarias, el Legislador ha creado, sin embargo, el delito del abuso fraudulento del estado de debilidad por sujeción psicológica: “Está castigado a tres años de prisión y a 375.000 Euros de indemnización el abuso fraudulento del estado de ignorancia o de la situación de debilidad |….| de una persona en estado de sujeción psicológica o física resultante del ejercicio de presiones graves o reiteradas o de técnicas propias a alterar su juicio, para conducir a esta persona a un acto que le es gravemente perjudicial”: artículo 223-15-2 del código penal proveniente de la ley del 12 de Junio del 2001 tendente a reforzar la prevención y la represión de los movimientos sectarios que sostienen el menoscabo de los derechos del hombre y de las libertades fundamentales . Este delito está particularmente adaptado a las infracciones cometidas en un contexto sectario.


El paradigmático caso de Steve Jobs, de quien nadie diría que era precisamente idiota o no tenía acceso a la mejor información, suele ayudar a poner de relieve que, ante el mazazo de un diagnóstico duro, la capacidad crítica en la toma de decisiones queda muy mermada.

Así que por cerrar este punto, recapitulemos: existe regulación para mantener dentro de cierta protección a la gente que quiera aplicarse propuestas que en realidad no tienen fundamentos y aun pueden causar grandes daños en malas manos. El supuesto paternalismo a la hora de dejar claro que estas propuestas son fraudes sanitarios solo pueden redundar en una mejor toma de decisiones de una población que, sin dicha información, puede terminar votando (como ocurrió en Suiza) cubrir una propuesta sectaria con dinero público.

Sobre el papel negligente que, pese a todo, están teniendo desde Colegios Profesionales al Ministerio de Sanidad, pasando por Ayuntamientos (que conceden licencias fuera de la normativa) a Consejerías de Sanidad (que no hacen nada por controlar esos desmanes) podría escribir una entrada larga, larga, pero baste este otro escrito si alguien quiere un tentempié. No faltará quien siga jugando al juego del "falta regulación", desconociendo (o queriendo desconocer) que haberla, como las meigas, hayla, y que otra cosa es que se le haga el menor de los casos.

La realidad es dura, al menos tanto como se juega sucio. Incluso en documentos como el Análisis de situación de las terapias naturales se quedaban muy cortos a la hora de no exponer como propuestas abiertamente peligrosas algunos de los fraudes sanitarios que presentaban en su lista (que además no era exhaustiva y en ella no se encontraban siquiera propuestas sectarias peligrosísimas como la "Nueva Medicina Germánica", que para los amantes del "ad populum", está oficializada en Nicaragua). Una revisión rápida de dichas propuestas da como resultado la siguiente imagen:


Hoy en día, varias de las propuestas que ya entonces contaban con escaso fundamento, están siendo cada vez más arrinconadas, como ocurre con la acupuntura (cuyo uso de agujas retráctiles para enmascarar los ensayos aporta cada vez más resultados compatibles con el placebo). Por supuesto, a fuerza de millares de estudios interesados (véase lo comentado sobre la OMS), no faltarán aquellos que resulten favorables, por lo que en esta y otras propuestas siempre vamos a encontrar que, al menos a nivel público y mediático, hay una cierta controversia que no existe o se va desvaneciendo en el ámbito científico.

A través del abismo de los debates cerrados y de los dogmas mediáticos hay algo notoriamente grave que se nos escapa. ¿Tiene entonces un ciudadano derecho a escoger un tratamiento o un terapeuta aunque no sea convencional? Recientemente, con gran escándalo de muchos, se hizo pública una sentencia de un Juzgado Penal en Valencia, que absolvía a un naturópata que había prestado sus servicios a un afectado de un cáncer a solicitud de este. El tratamiento, cuyo naturópata abiertamente difunde en internet como terapéutico contra el cáncer y que, de hecho, funcionaba mejor cuando no se llevaba a cabo radioterapia o quimioterapia, finalmente supuso, por la decisión manipulada del paciente, el abandono del tratamiento convencional. El desenlace no fue favorable para el joven paciente al que no se logró salvar. El criterio nuclear del Juez, desde su soledad, fue que el paciente optó conscientemente, de manera informada, apercibido de los riesgos que corría y que como tal era autorresponsable y no podía culparse al naturópata de su muerte. La falta de concienciación jurídica actual en torno al profundo estado de vulnerabilidad de un enfermo, máximo de un enfermo de cáncer, debería suponer un aviso a navegantes sobre la desprotección que sufrirán por acceder a supuestos tratamientos que, al final del día, no son tales, y que pese a ser propuestas ilegales, no se están persiguiendo.

Nuestros Tribunales han entendido que defender la libertad de decisión sobre la propia salud (en el caso de adultos no dependientes), es un criterio de dignificación del ser humano como persona en Derecho. Grande es el riesgo de nuestras decisiones más íntimas, tales como la salud, pero ¿cómo calificar el riesgo de privarnos de esa decisión? Un primer paso sería acotar las hordas de charlatanes que, desde la impunidad de una libertad mal entendida, generan confusión en la ciudadanía, abocándoles a una incertidumbre artificial innecesaria.

domingo, 29 de octubre de 2017

Luto por Michaela

El contenido de la traducción al español de la web de homenaje a Michaela a petición de Aribert Deckers se publicará en breve en su sitio web. Actualizaré esta entrada en cuanto se haya publicado.

martes, 24 de octubre de 2017

De pseudoterapias y otros problemas sociales.

Esta entrada es una respuesta a este post donde, a raíz de una conversación en Twitter en la que se desvirtuaba un poco el sentido del comentario original en el que se mencionaba al racismo y la homofobia, han salido a relucir temas interesantes sobre la (mala) percepción social de las pseudoterapias. El tema original iba sobre todo de homeopatía, pero es extensible a las pseudoterapias y a continuación, como decía a modo de respuesta (aunque me permitiré alguna divagación que ayude a entenderlas mejor), paso a comentar. Aviso que el tema tiene mucha enjundia, así que el post será un poco largo. Intentaré no hacerlo demasiado tedioso, y responder más o menos a todo, aunque en el orden en el que vea que mejora el discurso.

Yo mismo hace unos cinco años tenía la misma percepción que el autor, así que lo siguiente no debe leerse como recriminación alguna, sino más bien como lo que ocurre cuando profundizas en este asunto y poco a poco va cayendo la venda de la ingenuidad de los ojos.

Quizá lo mejor sea comenzar asumiendo las cosas en las que parecemos estar de acuerdo: la ciencia avanza buscando en lo desconocido, con la mente abierta para sondear en la oscuridad, sin más prejuicios que los de que el resultado esté de acuerdo con las premisas previas establecidas en su sector u otros sectores o que, en su defecto, el resultado sea tan flagrantemente claro en otra dirección que quepa reconsiderar dichas premisas y autocorregir lo que fuera necesario. Hasta ahí, creo que convenimos.

Sigo con un punto en el que supongo que estaremos de acuerdo: antes de ofertar como válido un tratamiento, esa propuesta debería haber podido evidenciar (mediante el método científico) que es realmente un tratamiento, y no una ocurrencia que puede haber tenido una fenomenología positiva al aplicarla por una caterva tremenda de otros factores (desde la pura suerte hasta el autoengaño, pasando por el placebo, sesgos de todo tipo, remisión a la media y el largo etcétera que hemos comentado una y otra vez en las entradas del blog). Si tienes indicios de que algo funciona pero no estás seguro de si hay una relación causal real entre tu propuesta y los resultados, tienes todo el apoyo del mundo en investigar (honestamente) en esa dirección y aplicarlo en cuanto se haya validado, pero ofertarlo como válido antes de tener «los papeles» no es ético. Creo que también podemos convenir en eso.

Como puente intermedio entre ciencia y medicina, cabe recordar que la medicina actual, la medicina científica, avanza precisamente gracias a aplicar el método científico a la salud. Desde los indicios antes comentados hasta la complicada parafernalia de los ensayos clínicos controlados, aleatorizados, con doble o triple ciego, llegando a los metaanálisis de varios de esos ensayos, nos encontramos con una cadena de evidencia que puede responder con mucha seguridad (no 100%, pero el tiempo se encarga de dar y quitar la razón, y cuanto más sólidas y mayor la acumulación de pruebas, más raro es que haya que cambiar drásticamente de concepción, sobre todo conforme avanza la metodología y las herramientas de estudio), responder decía, a la pregunta «¿esto funciona?». La medicina integra  continuamente los conocimientos sobre salud que han probado funcionar. Por supuesto, a veces hay mala ciencia, pero eso es otro asunto del que hemos hablado bastante y no es el tema que nos ocupa. El tiempo también suele acabar poniendo la mala ciencia en su sitio, de todas formas.

Resumiendo, como decía Tim Minchin: ¿sabes cómo se le llama a la medicina alternativa que ha probado que funciona? Medicina.

Y, por favor, no hablemos de «medicina alternativa», porque siempre que aparece ese término, habida cuenta lo anterior, en realidad estamos hablando de «alternativas a la medicina».

Hecho el preámbulo, al turrón. Vamos a empezar despejando la primera mala concepción que veo: «la medicina solo se preocupa de recetar pastillas para paliar síntomas en vez de centrarse en personas». Esta visión reduccionista de la medicina está completamente errada. La medicina se centra en paliar síntomas siempre que no es capaz de tratar la causa subyacente de un problema, la cual por supuesto que busca y en no pocas ocasiones encuentra. La acusación de que la medicina no entiende a la persona «como un todo» (el ya manido «holismo»), al igual que la acusación de no ser «integrativa», se defenestra desde su propio código deontológico, donde se insta a entender al paciente desde todas sus perspectivas y, ante un dolor recurrente de cabeza, no se van a limitar a decirte «tómate esa aspirina». Te van a preguntar, probablemente, si estás descansando bien, qué tal tu dieta, si hay preocupaciones que te estén generando estrés, etc. Incluso hay chistes al respecto que no reproduciré aquí porque esto ya va a ser largo sin ellos, y no quiero torturar de más al lector. Pero el holismo tiene unos límites, que a menudo se extralimitan en el terreno de, llamémosle por su nombre técnico aceptado, las «terapias y técnicas no convencionales» (que eso de considerarlas terapias está por ver, pero como dicen en Asturias, de momento vamos a dejarlo pa' prao). Pongo un ejemplo simple: si te caes y te rompes un brazo, tú quieres que te lo escayolen (u operen o lo que haga falta), no que revisen si eres Aries y crees en el Ho'oponopono y te peleaste con tu hermana y el karma te la ha devuelto. En conclusión de esta sección, la medicina siempre atiende a las causas (comprobando la interacción entre las otras posibles partes relevantes que puedan intervenir) y, si no tiene más remedio, trata los síntomas, que no es poco.

Además, ese tratamiento (tanto de terapia como para paliar síntomas), en no pocas ocasiones no es siquiera farmacológico, por despejar el argumento ad farmafiam. Cualquiera con problemas leves de hipertensión o colesterol se habrá ido de la consulta con una recomendación de cuidar el peso, la dieta, el ejercicio que haga, etc.

Así que cuando leo el párrafo
«Tú ves a un médico que simpatiza con una terapia alternativa X como alguien que ha caído en la charlatanería. Yo lo veo como alguien que no está de acuerdo con una medicina que se centra en recetar pastillas para paliar síntomas en vez de centrarse en sanar personas; como alguien que desde la experiencia del ejercicio de su labor, no termina de encontrase a gusto con la manera de proceder a la que su entorno le obliga. Hay muchos motivos para ello pero creo que hay uno con mayor peso: la industria farmacéutica que ha desnaturalizado la práctica de la medicina, porque como industria que es, necesita clientes, y la gente sana no le sirve.»
lo que estoy leyendo realmente es una cadena de prejuicios sin relación con el mundo real, en el que pretender que la industria farmacéutica no busca soluciones «porque necesita clientes» (salvando las malas praxis, que las hay, así que apoyad siempre iniciativas serias para controlar sus desmanes)  es como decir que la industria funeraria está en contra de vivir eternamente por la misma razón. Para empezar, las enfermedades son suficientemente complejas como para que quien obtenga el mejor producto, el más competente, el que tenga menores efectos secundarios (iatrogenia, otra palabra manida), logre desbancar al de otros laboratorios y se haga con la cuota de mercado. Y siempre, por desgracia, va a tener clientela, sobre todo en terrenos de enfermedades que surgen por el mero hecho de vivir, como el cáncer. Por supuesto que hay intereses aprovechándose de la enfermedad, pero no son mayores que los de los panaderos a la hora de aprovecharse del hambre para vendernos pan. Pretender que buscan como objetivo general la cronificación es caer en una conspiranoia.

Cielo santo, estoy ya cansado de escribir y no he empezado ni con el meollo de la discusión. De momento solo hemos tocado el tema tangencial de que es falso que «lo alternativo/holístico/complementario/natural/pongaaquílasiguienteetiquetademoda hace lo que la medicina no hace» y que, además, no han probado siquiera que hagan lo que ellos dicen que hacen. O incluso que se ha probado lo contrario, y pese a ello siguen con el negocio. Porque a lo mejor no lo he dicho aún, pero si quieres vender remedios constantemente, una solución es vender constantemente remedios inservibles a gente que no llegará a curarse nunca o a la que convences de que son algo a añadir a su tratamiento de verdad (seguro que, como mínimo, con la proclama de que «mejora el funcionamiento del sistema inmunológico»), con la esperanza de que cuando se curen crean que tú has tenido algo que ver y difundan la voz. En definitiva, permitidme insistir una vez más: si algo no está demostrado científicamente que funcione, no lo vendas como funcional. Así de simple.

A ver si podemos ir centrando el tema: la gente que acude a estos supuestos remedios y la cagan a base de bien. Sé que voy a ser incapaz de expresar en su magnitud la crueldad del problema, por razones como que, al igual que la violencia doméstica (luego entro ahí), hay una cantidad de víctimas enorme (luego entro ahí) pero dispersa, lo cual dificulta concebir cuánta gente ha sufrido o está sufriendo por ellas. Temas como los del Holocausto o el bombardeo de Hiroshima y Nagasaki los podemos concebir mejor (tampoco mucho mejor, en cuanto las cifras se disparan), digamos que la imagen mental es más limpia.

Voy al primer punto. Comparar las pseudoterapias con la violencia doméstica (y para ser más precisos, con el estado de la violencia doméstica hace cuarenta años, que es a lo que me quería referir en el tweet en cuestión en el que trataba el tema). Hace cuarenta años (en algunos lugares, menos aún, por no decir que aún a día de hoy pasa), una mujer a la que su marido le pegara lo viviría en silencio, tratando de ocultar por vergüenza o incluso desconocimiento o autoengaño («me pega lo normal», «si no es él, quién me va a querer») su situación. En el raro caso de que estuviera motivada a denunciar el asunto superando las excusas propias y la coerción de su medio (quizá familiares, hijos por en medio, y por supuesto el propio marido) y se acercara a denunciar, en aquella época no era inusual que al contarle al agente de turno la situación, te respondiera con algo así como «ande, señora, vuelva a casa y haga lo posible por no molestar más a su marido; prepárele una buena cena y ya verá como se porta mejor con usted». En el aún más raro caso de que esto llegara a juicio, súmale el poder demostrar dicha violencia (sobre todo si es psicológica), cargando durante todo el proceso el sambenito de «nadie te obligó a elegirle a él». Todas las papeletas estaban contra la víctima, cosa que poco a poco y gracias a un constante trabajo de concienciación social, se va superando (aunque queda mucho por avanzar aún).

La comparación de las pseudoterapias con la violencia doméstica la escuché por primera vez de boca de un afectado por ellas. Voy a generalizar su caso, para que se entienda mejor: año 2017. Como tanta otra gente que acudía a su charlatán de turno, haciéndole perder dinero y sin avanzar en la restitución de la salud prometida (y haciéndole retrasar un tratamiento real al que por supuesto pintaba de fraude farmafioso), un día decidió plantarse. Decidió asumir, para su vergüenza y la de su familia, que le habían soplado miles de euros durante varios años por nada en absoluto. Decidió asumir que le habían engañado, que era vulnerable, que había estado bailando a merced del son que otro tocaba. «Pues a mí me funciona», le decían otros de los seguidores («ya, yo también quería creer que me funcionaba, pero esto sigue igual que siempre o peor»). Al volver al médico, de paso, le dijo que al haber dejado lo suyo sin tratar demasiado tiempo, ahora la solución ya no era fácil, y eso suponiendo que siguiera habiendo solución. «Es que este señor me dijo que erais una mafia y que me tomara esto en su lugar». El médico se encoge de hombros. Decidió ir a la comisaría para intentar recuperar, si no al menos su salud, sí su dinero. El agente le escuchó y le pidió los documentos para acreditar esa supuesta estafa. Por supuesto, no tenía ni medio papel, porque todo era hablado o, en el mejor de los casos, en folios manuscritos sin validez oficial alguna que podrían ser de cualquiera. Ninguna factura. «Lo mejor es que vuelva para casa, descanse y pase página, que tiene mala cara». Aún así, ya por pura inercia o para mantener lo poco que le queda de dignidad, decide interponer igualmente la denuncia. Ante el juez, la primera pregunta es: «¿Y a usted quién le ha obligado a ir a este señor y creerse lo que le ha dicho? ¿No sabe que la justicia no protege al incauto?».

Y con estas, nuestra víctima se vuelve para casa y se muere sabiendo que, al lado de su casa, el charlatán que le prometió curar lo suyo sigue tranquilamente haciendo un negocio redondo a la vista de todos.

A lo mejor crees, querido lector, que esto que acabo de contar es ficción. Si estás metido en el mundo de la denuncia social contra pseudoterapias te lo habrás encontrado una y otra vez. Lo normal es escuchar casos que han quedado en el primer compás: alguien afectado que te lo cuenta en petit comité y ya no volverá a hablar del asunto. Alguno hay que está hecho de una pasta especial y decide levantar la voz de forma pública, superando la lógica vergüenza del que se sabe engañado. Aún más raro es quien llega hasta el final, complicándose la vida con los entresijos del sistema judicial, incluso sabiendo (como me dijo un afectado por una secta que a él le dijo su abogado: «no esperes del juez que haga justicia»). En ese punto, lo normal (como le pasó a dicho afectado), es que oiga un «siendo mayor de edad y habiendo elegido en libertad, la justicia no protege al incauto». O un «señor, su hijo tenía 21 años y era estudiante de física, debería tener conocimientos suficientes para saber que ese remedio contra su leucemia era ilusorio».

No voy a poner ejemplos de afectados. En realidad los tienes por todas partes, pero al igual que con los de la violencia doméstica, tenemos una especie de ceguera cognitiva. Al igual que con los de la violencia doméstica, solo solemos enterarnos de los casos más graves, o de la gente más relevante, o los que nos tocan tan de cerca que no podemos ignorarlos sin cerrar los ojos y taparnos los oídos. Probablemente sepas (o no) que Steve Jobs se fue a la tumba por este tipo de creencias. Pero Steve Jobs tenía acceso a los conocimientos que necesitara, a la mejor asesoría y cuidados posibles, y por supuesto era mayor de edad y decidió libremente, quizá estés pensando tú mismo, ¿verdad? Eso significa, simplemente, que no tienes ni la más remota idea de qué es estar en la piel de alguien asustado, abrumado por una situación que le supera, queriendo creer que hay una solución simple, inocua, «sin efectos secundarios», «natural», que puede tomar para recuperar la salud, «y si veo que no funciona, ya si eso probaré lo que me han dicho los doctores». Significa, simplemente, que en este asunto estás pensando como si con la violencia doméstica pensaras «nadie le obligó a elegirle a él». Tienes razón, pero estás profundamente equivocado. No sabes nada de procesos coercitivos. Ni de la mucha gente que está especializada en usarlos para susurrar cantos de sirena a los que se encuentran, ya no en situaciones tan extremas (que también, y es donde más negocio se hace, puesto que alguien a quien dicen que puede morir, él o sus seres queridos, está dispuesto a hacer lo que haga falta, a pagar lo que haga falta), sino en otras mucho más mundanas (y numerosas) en las que te van a azuzar con la farmafia para atraerte a remedios completamente inservibles, mientras que a la vez (a veces sí, a veces no), por imperativo legal te dirán aquello de «oye, pero esto no sustituye al tratamiento médico que acabo de ponerte a caldo, ¿eh?».

No, querido amigo, esto no va de gente a la que venden así como sin querer una pastilla de azúcar en lugar de un antihistamínico (que ya puede ser grave llegado el caso de necesitarlo de veras). Va de una industria que se aprovecha del desconocimiento de la gente (y la tremenda incompetencia de las entidades de salud que deberían estar evitando su existencia) para modificar tu sistema de creencias con respecto a cómo funciona la salud y, una vez atado a ella, sacar toda la tajada que pueda, hasta que llegue el punto en el que, si les pides cuentas, te dirán «yo a ti no te he obligado, eras mayorcito para creerte esto». Hay gente que ni siquiera llega a ver jamás el engaño. Mucha gente. Pero, ¿cuánta gente? ¿Por qué digo que son tantos si no sé cuántos son?

Hay una ley del embudo que permite hacer estimaciones. Quizá se vea bien con un ejemplo fácil: imagina que soy médico y me invento una propuesta que diga que el cáncer es un problema psicosomático (recordatorio: que yo sea médico no significa que no pueda estar como una regadera) y que tratarse médicamente (incluso con el uso de paliativos para el dolor) lo que hace es interferir con su curación natural, que sucede una vez has admitido el conflicto que te lo ha generado. Vamos a ignorar que hasta las plantas o la gente en coma es propensa de sufrir cáncer. Digamos que puedo darte suficientes ejemplos de gente que tuvo un muy mal día y poco después, diagnóstico de cáncer al canto. Y vas y te lo crees, y empiezas a «tratarte» conmigo. Ah, he olvidado un detalle importante: si la gente de tu alrededor no está de acuerdo con tu tratamiento, debes considerarlas también como una interferencia para tu curación, por lo que es mejor que te alejes de ellas.

Haz el ejercicio mental por un momento de meterte en la piel de alguien con un tumor (pongamos de mama) a quien han convencido, en ese estado de alta vulnerabilidad, de algo así. Que durante varios meses, tras abandonar tu tratamiento y a la gente que te decía que qué demonios estabas haciendo, tu pecho se fuera hinchando más y más, oliendo a podrido, abriéndosete las carnes. Pero el médico, confiado, te sigue diciendo que eso es que el cáncer está en fase de curación. Que en un tiempo ya verás como mejora. Lo has apostado todo (tu vida, tu dinero, todo) a esa carta y sabes que no hay vuelta atrás: o esto funciona, o vas a la tumba. Pero ahí afuera hay mucha gente diciendo que se ha curado así, ¿por qué va a ser mentira? Tu pecho sigue creciendo. Pudriéndose. El dolor crece. Llega un punto en el que es tan insoportable que el médico te dice «mira, no lo estás haciendo bien, así que mejor te llevamos a un hospicio porque no eres capaz de seguir mi método». Y dejan tus despojos en el primer lugar que encuentran. Estás tan mal que ni la morfina que te ponen los horrorizados oncólogos que te tratan hace ya efecto para paliar el dolor. Te mueres de una de las formas más miserables en las que un humano puede morir: lejos de tus seres queridos, entre dolores, habiéndote dejado una pasta (que en este punto ya es lo de menos) y, encima, siendo todo lo anterior evitable. Nunca te enterarás, probablemente, de que a ese médico le retiraron la licencia por otros casos similares al tuyo, o que esa gente que decía haberse curado terminó muriendo igual que tú, solo que de eso nadie hizo publicidad.

No sé si eres capaz de meterte en esas circunstancias. Pero esto es el caso real de una víctima de la Nueva Medicina Germánica, uno de los 3000 reportados de ese estilo, de los que paso a responder tus preguntas: ¿qué porcentaje ha sido letal? El 100%. No hay ningún caso documentado en el que la gilipollez anterior haya curado a nadie. ¿Qué porcentaje ha tenido consecuencias graves? El 100% de los tratados por problemas graves. Ahora permíteme subir el tono: creer que hablamos de 3000 personas que cambian una aspirina por una hierba es un puto insulto a las víctimas, de un inconsciente que no tiene ni puta idea de lo que está hablando, pero pretende que sí. Ahora permíteme disculparme, porque el tema me pone del hígado, y porque entiendo que hasta que no bajas a las mazmorras de las pseudoterapias, esto no lo puedes ni imaginar. Yo hubiera pensado lo mismo (e incluso en algún punto, pensaría «pues nada, selección natural», pero esa gilipollez de pensamiento salta por los aires en cuanto ves que tú no estás más a salvo que el resto de caer en un fraude muy bien orquestado).

Parece que me haya ido de las ramas sobre el tema de los números, pero en realidad no es así. Porque lo normal no es que alguien documente el proceso y ponga en internet las consecuencias. Lo normal es que la gente se calle y pase página. Que no quiera remover la mierda. Quizá porque haya familiares creyentes, porque haya niños de por medio, por cansancio, porque no sepan qué se puede hacer. Porque no sepan siquiera qué coño les ha pasado. Porque crean que, simplemente, es que no había nada que hacer y era su hora. ¿Cómo sabemos esto? Las estimaciones son en base a otros movimientos sectarios y pseudoterapéuticos de los que sabemos que todo el grupo está siendo afectado (no tiene por qué afectar a todos con la misma intensidad, pero la doctrina peligrosa es la misma para todos) y de las que, cuando un ínfimo porcentaje del mismo denuncia, luego resulta que la gran mayoría había estado soportando en silencio todo el percal, viendo que a su lado a todo el mundo le parecía que era «lo normal».

El otro aspecto, si te gusta algo de astrofísica, es la estimación por el «principio de mediocridad». Para quienes no conozcan el concepto, viene a decir que hay situaciones en las que se puede asumir que, si algo no es especialmente complicado que suceda, lo más probable es que esté sucediendo en muchísimos lugares, sin que goces de una posición privilegiada al respecto. Por decirlo de otro modo y volviendo al tema: ¿qué es más probable, que conozcamos (pongamos a nivel mundial) todos los casos de mujeres que han sido maltratadas o que sea una situación más común de lo que los casos que conocemos muestran?

De vez en cuando nos llegan casos de afectados por tal o cual movimiento. Casos en los que conocemos más casos similares, de los que sabemos que las bases del movimiento son dañinas (quizá no por la propuesta en sí, pero sí por el sistema de creencias que conlleva adoptarla), y de los que sabemos que el número de seguidores es mucho mayor. La «Nueva Medicina Germánica», por ejemplo, cuenta con un número ingente de seguidores a nivel mundial y hay reportes de víctimas de varios países a lo largo de las tres décadas que lleva en marcha y durante las cuales han caído en sus redes multitud de médicos, enfermeras y otros profesionales sanitarios que han contribuido a darle una apariencia de seriedad que ha llegado al extremo de convertirse en un tratamiento oficializado en Nicaragua.

En el texto, Juan pregunta sobre si lo de cambiar aspirinas por hierbas no se puede aplicar también al movimiento del cual digo que tienen 300.000 seguidores. Hablo de la Bioneuroemoción, una deriva de la «Nueva Medicina Germánica» donde, para que te hagas una idea, su gurú ha dicho literalmente en alguna charla que «yo a mis clientes lo primero que les digo cuando acuden a mi consulta es que abandonen a su familia». Por supuesto, siempre dicen que «no hay que abandonar ningún tratamiento, esto es "complementario"» y dos frases más allá te están diciendo que «hay gente que solo viendo mis vídeos se han curado» o «tratarse [con medicina] para el cáncer es hacer trampa, porque nuestra realidad, incluyendo las enfermedades, las generamos nosotros con la mente, por lo que si no atendemos a lo que las causan, vamos a seguir generando cáncer». (Por cierto, quizá resuene lo de las causas y los síntomas, es uno de los mantras de los procesos de manipulación pseudoterapéutica típicos). A lo que iba: 300.000 seguidores solo en Facebook, que eso no lo añadí. De hecho, actualmente, 350.000. Suben a 7000 nuevos cada semana. Y en nuestras asociaciones vamos acumulando reportes de gente que está teniendo graves problemas por rechazo o retraso de tratamiento, o simplemente por terminar completamente desnortados acerca de la realidad. Tienes mucha más información aquí (disculpa que no todos los vídeos funcionen, están intentando censurarlos y tenemos litigios judiciales en marcha por ello). Y un resumen que habla por lo que te vas a encontrar aquí:


Tómate un minuto para que intentes asumir de qué volúmenes de personas hablamos, y por qué, en el tema de las pseudoterapias (te recuerdo que estamos hablando solo de un par de ellas, y hay miles de ellas), podemos decir sin tapujos que la cantidad de afectados es perfectamente equiparable a la de la violencia doméstica, el racismo o la homofobia. Yo hablé de genocidio. Es cierto que el sentido usual de la palabra es el de asesinatos masivos de grupos de gente por motivos de credo, políticos o raciales. No es mi intención desvirtuar el término, pero no se me ocurre uno más cercano para hablar de la aniquilación sistemática de un grupo de gente por creer en propuestas pseudoterapéuticas. Si conoces uno mejor, no dejes de compartirlo conmigo.

Veamos un par de noticias que, juntas, se entienden mejor y quizá ayuden a entender la magnitud del problema:
https://www.redaccionmedica.com/secciones/oncologia-medica/la-mitad-de-los-pacientes-de-cancer-recurre-a-medicinas-alternativas--6007
https://elpais.com/elpais/2017/08/30/ciencia/1504118737_744798.html

Para una visión más global sobre el daño que producen las pseudoterapias (insisto por enésima vez: las seguramente pocas víctimas de las que tenemos constancia de las muchas que es probable que haya), recomiendo echarle un ojo al blog estadounidense «qué mal puede hacer» del que hay una versión española de la iniciativa.

Llevo tres horas escribiendo. Voy a ir rápido por los temas que me quedan, porque se me caen los ojos. El «y tú más»: sí, es seguro que la iatrogenia causa daños. Es lo que tiene que las cosas hagan algo, que pueden hacerlo también donde no interesa. Por eso hay estudios para generar prospectos donde se avisa de los daños conocidos para ir con cuidado por si surgen reacciones adversas (o para no aplicarlos directamente si se conocen contraindicaciones). En medicina se asume que los tratamientos son imperfectos. Si fallan, fallan ellos, no tú. Con el tiempo tienden a mejorar (gracias a la maldita farmafia que necesita más clientes). Pero vaya, aunque la medicina falle, y como decimos a menudo en estas lides, que los aviones a veces se caigan no justifica que alguien te intente vender una alfombra mágica voladora.

Que haya una tendencia hacia pseudoterapias tiene muchas explicaciones. Hablé de ello por aquí. Como es muy largo, resumo: si quieres sacar pasta de incautos, magnifica los problemas de la sanidad y cómprame mi remedio inservible que te oferto sin haber demostrado que funciona. Eso sí, los del negocio de la salud son los otros, ¿eh? Bueno, pues suficiente por hoy, 70€ esta sesión, nos vemos la semana que viene, gracias. Por cierto, por volver al tema de la homeopatía y a las preguntas que Juan deja al respecto de sus víctimas, échale un vistazo querido lector a las cifras de ventas de Boiron (que es solo uno de los muchos laboratorios que hay), y los propios componentes de un «medicamento» homeopático. Bueno, te ahorro la consulta con un par de imágenes que hablan por ellas mismas:



Desde luego, el agua con azúcar no provoca muertes a menos que seas diabético o algo, pero lo que sí provoca muertes es la creencia de que el agua con azúcar (bajo la apariencia de un supuesto «medicamento» homeopático) puede funcionar, causando el engaño del enfermo (o de sus tutores, como en el triste caso del niño italiano, que no es ni el primero ni será el último de los que se tienen constancia por este motivo; en APETP conocemos algunos casos de afectados graves autóctonos) y que retrase o rechace el tratamiento efectivo que podría, quizá, haber hecho realmente algo por su vida.

Voy a incidir en que es necesaria la información de calidad. Aquí no hay prejuicios a la ligera, ni se intenta «desprestigiar sin más». Creo que a lo largo del post deberías haber visto, Juan, que te falta información por un tubo. Por ejemplo, en que la regulación ya existe, y prohíbe muchísimas de las prácticas que se están llevando a cabo (por ejemplo, no pueden ofertarse tratamientos no convencionales que no estén supervisados por un profesional sanitario –es decir, con titulación oficial– en un centro registrado pertinentemente como tal). Algo tan simple como eso, que se hace para asegurar que al menos no haya una mala praxis evidente (en la medicina convencional la mala praxis y negligencias pueden ocurrir, pero al menos hay cauces oficiales para gestionar las reclamaciones) y que, ante casos que requieran medicina de verdad, alguien tenga los dos dedos de frente de derivar al enfermo al médico, no se está cumpliendo.

Médico que, por cierto, cuando está aplicando propuestas sin validez científica (que no significa que no la puedan tener, pero que se ofertan como válidas sin tenerla), está incumpliendo su propia deontología (artículo 26.2) que le exhorta a aplicar preferentemente aquellas que tienen las mayores garantías científicas y huir de las no suficientemente probadas o basadas en la superstición o charlatanería. Así que si te encuentras con un médico (o cualquier profesional de la salud, en general, pues todos tienen un apartado similar) aplicando pseudoterapias, mi consejo es que lo reportes ante su Colegio Profesional. Si «no está de acuerdo» con la medicina y por eso las aplica... quizá no haya atendido lo suficiente en la carrera. En cualquier caso, no está capacitado para cumplir con el cometido con el que se comprometió al aceptar dicha deontología como propia y lo mejor es apartarle del paciente antes de que lo desoriente en el terreno de la salud.

Pero en fin, acabo. La clave en toda esta discusión es la proporcionalidad. Espero haberte dejado claro que las afirmaciones sobre la gravedad de esta lacra no se han hecho a la ligera y se ajustan a otras tan terribles como el racismo, la homofobia o la violencia de género. Espero haber conseguido que a partir de ahora tengas un poco más de conciencia sobre las víctimas de pseudoterapias (a quienes lo mejor que les puede pasar es que solo les estafen).

Por dar una última pincelada, aquí un repaso que desde APETP hicimos para una charla sobre los riesgos del listado de las "terapias y técnicas no convencionales" que desgranaba el Ministerio de Sanidad en su análisis de hace casi una década. En el análisis fuimos benevolentes con algunas propuestas que podían tener alguna aplicación legítima si el contenido fuera riguroso:

Y en ese listado ni siquiera están muchas otras muy peligrosas, como las mencionadas Nueva Medicina Germánica o la Bioneuroemoción (o la Biodescodificación, o la Sintergética, entre otras muchas pseudoterapias sectarias basadas en "el origen emocional de la enfermedad"), ni una miríada de otras menos agresivas pero igualmente desnortadoras en el terreno de la salud para sus seguidores.

Cambiar aspirinas por hierbas... es que se me escapa la sonrisa. Yo también era así de ingenuo. Ojalá fuera cambiar aspirinas por hierbas. Gracias si has llegado hasta aquí.

P.D.: El ácido acetilsalicílico se encuentra presente en la corteza de sauce. Necesitarías como un kilo de corteza de sauce para extraer la dosis necesaria (que habría que cuantificar oportunamente para controlar qué cantidad tomas, cosa que hace la farmacología) que podrías encontrar en una aspirina. Solo que esa molécula natural es altamente corrosiva, por lo que te causaría enormes úlceras. La aspirina que tomamos actualmente es una variante de laboratorio en la que hay un pequeño cambio químico que permite el efecto analgésico sin los tremendos efectos secundarios que causaría su versión natural. Porque es lo que la ciencia permite: entender lo que funciona y optimizarlo para nuestros intereses.

lunes, 25 de septiembre de 2017

Homeopatía Genérica (Día del Farmacéutico) y diluciones korsakovianas

Hoy es el Día Mundial del Farmacéutico. Un día en el que cabe recordar que la mayoría de farmacias se han convertido en bazares donde, si alguien está dispuesto a comprar algo, siempre encontrarás a un farmacéutico sin escrúpulos dispuesto a venderlo.



En concreto, es un día para recordar uno de los fraudes sanitarios más enquistados en el sistema de salud de este y otros países. Para luchar contra la venta de azúcar a precio de unobtainium, desde la iniciativa FarmaCiencia se está llevando a cabo la campaña "Homeopatía Genérica". Porque, puestos a ser estafados, qué menos que hacerlo a precios más asequibles acudiendo a la marca blanca.

Por nuestra parte, hemos querido rendir un pequeño homenaje a un método de dilución homeopática que suele ser menos conocido que el habitual, y que probablemente os deje con la mosca detrás de la oreja a muchos cuando lavéis los cacharros. Efectivamente, aunque no seáis conscientes de ello, al enjuagar platos y botes estáis llevando a cabo sucusiones de diluciones homeopáticas denominadas "Korsakovianas":


La manera de reconocer este tipo de preparados homeopáticos es comprobar si al lado del número de diluciones aparece una K (Korsakoviana) en lugar de los típicos D o CH (Decimal o Centesimal Hahnemanniano noniano noniano).

Por ejemplo, en este caso real, alguien tendrá que tomarse la molestia de llenar un bote de veneno de la cobra india, vaciarlo, llenarlo con agua (o lactosa, o hidroalcohol), sacudirlo, vaciarlo, llenarlo con agua (o lactosa, o hidroalcohol), sacudirlo, vaciarlo, repetir en total estos rellenados, sacudidas y vaciados hasta 10.000 veces, y el resultado salpicarlo en dos glóbulos de azúcar (que, en este caso, deberá tomar en luna creciente, porque probablemente el incautopaciente en cuestión sea Aries con ascendente en Tauro y su kirliograma aparezca con resonancias vibracionales energéticas un poco turbias, o cualquier otra gilipollez que se le haya ocurrido al dispensador de turno para adornar el fraude).



O, si queréis un ejemplo más típico de venta en farmacias, el salpicado en un glóbulo (de 1 gramo de azúcar, si hacéis la suma) de 0'01 mililitros de lo que queda en un bote en el que se ha llenado de hígado de pato, vaciado, rellenado de agua/lactosa/hidroalcohol, sacudido, vaciado, y repetidos estos tres últimos pasos 200 veces:



Si alguien quiere saber cómo funcionan los fundamentos de la homeopatía, recordad que lo podéis averiguar en esta página web: comofuncionalahomeopatia.com


jueves, 21 de septiembre de 2017

Morir creyendo

Quizá solo haría algún matiz muy menor, como que en parte sí hay cierta legislación que protege al ciudadano pero que no se está aplicando por una inoperancia extrema de las autoridades que deberían controlar estos asuntos. Salvo eso, suscribo letra a letra el contenido de esta charla de Mauricio Schwarz que os comparto: